BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 52 NOVIMEBRE 2017 HOMILÍA DOMINICAL    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Domingo 21º durante el año (26.8.2018)

Botón homilético - Francisco Quijano OP

Lecturas: Josué 24,1-2.15-18 / Efesios 5,21-33 / Juan 6,60-69

● Después de cuatro semanas de proclamar el capítulo 6 del Evangelio de Juan, tenemos en ahora el desenlace. Hemos descubierto el misterio de Jesús, ¿lo hacemos nuestro? ¿Aceptamos la vida en comunión con Dios o seguimos nuestro camino?

● En su tiempo, muchos abandonaron a Jesús. Él nos pregunta ahora: «¿También ustedes quieren irse?» Esta es una decisión en la que está en juego nuestro destino humano. La respuesta de uno de nosotros fue: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna».

● Hace tres milenios, Josué hizo una pregunta semejante al pueblo judío reunido en Siquén: «Si no están dispuestos a servir al Señor, elijan a qué dioses quieren servir». Y él dio esta respuesta: «Yo y mi familia serviremos al Señor».

● Esta respuesta de Josué, Pedro, y mucha gente a lo largo de la historia proviene de la fe en Dios y es obra del Espíritu Santo. Ante la disyuntiva de seguir a Jesús o dejarlo, él dice a sus discípulos: «El Espíritu es quien da vida, las palabras que les he dicho son espíritu y vida».

● Nuestra humanidad tiene como destino vivir en comunión con Dios y entre nosotros. Jesús vino a convocarnos a la comunión, lo hizo a costa de su vida. A cada uno toca responder a este don de Dios. En eso culmina el itinerario de fe por el que nos ha conducido san Juan.

 

Joos van Cleve (1485-1540): La Última Cena (c. 1530)

 

Claves para la homilía Julián Riquelme OP
 
◙ Contexto. • Palestina, año 30: Los discípulos de Jesús poseen una idea del Mesías, que se centra en la gloria humana. Sin embargo, Él renuncia a toda ambición excluyente. • Jerusalén, año 100: El seguimiento de Cristo exige asumir la propia responsabilidad frente al bien de los otros.

◙ Sentido. El tema del Evangelio, que trata de “La crisis y la adhesión de quienes siguen a Jesús”, muestra tres aspectos importantes:

● Varios discípulos no aceptan la propuesta de Cristo. El seguimiento del Nazareno no es fácil; provoca crisis. Aparecen las dudas: el mensaje se hace duro, la situación se oscurece, ¿pan de vida o pan de trigo? ¿Entregarse a los demás? Hay seguidores que no se atreven, y desisten.

● El Señor Jesús prefiere la gratuidad a la gloria humana. El fundamento y el sentido de ser cristianos consiste en apostar por Jesús, como regalo gratuito de Dios. El mismo Cristo se queda con unos pocos discípulos. La pregunta del Señor sigue hoy en pie: “¿También ustedes quieren irse?”

● Pedro habla en lugar de los Doce. Se trata de creer o no creer, de estar dispuesto o no a que el Espíritu Santo haga vida el Evangelio en nosotros. Los Doce dan el paso, siguen al Maestro de Nazareth. Para ellos, las Palabras de Jesús son de Vida: seducen, interpelan, y llaman a la decisión por el seguimiento.

 

 

 



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org