BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 HOMILÍA DOMINICAL    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Domingo 4º durante el año

Botón homilético                                                                               Francisco Quijano OP

Domingo 4º durante el año (28.1.2018): Mc 1,21-26

● «¿Qué quieres de nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos?». El pobre hombre, endemoniado, se halla sometido a fuerzas innominadas que lo destruyen.

● Hay fuerzas del mal, perversiones, patologías que deshumanizan radicalmente. Pueden adueñarse de individuos y sociedades enteras: adicciones, asesinatos psicópatas, crímenes sanguinarios, genocidios…

● Frente a estos males, el temor y la impotencia se adueñan también de nosotros. ¿Qué otras fuerzas son capaces de vencer a estos demonios del mal?

● La fuerza del bien, la transparencia de la verdad, todo lo que nos humaniza. Esa fue la autoridad de Jesús, una autoridad que recreaba la humanidad a la gente.

● La autoridad del bien y la verdad no avasalla, seduce. Se encuentra también en lo que es bello, este brevísimo poema de Ungaretti: «Mattina - M’illumino / d’immenso. Mañana - Me ilumino / de inmensidad».

● «¿Qué es esto? Una enseñanza nueva con autoridad. Hasta a los espíritus inmundos manda y le obedecen». La gente que contempla el milagro ve abrírsele un horizonte inabarcable.

● El endemoniado rehabilitado, la gente estupefacta en la sinagoga, la fama de Jesús que seduce a la gente de Galilea: ¡Todo el mundo se ilumina de inmensidad!

• Imágenes del Libro de los Evangelios del Duc de Berry

 

 

 

Claves para la homilía                                                                                                     Julián Riquelme OP

◙ ContextoPalestina, año 30: La primera acción pública de Jesús tiene una dimensión liberadora y de ilegalidad, pues se realiza en sábado. ► Roma, año 70: Las creencias populares de los paganos tienden a personificar los poderes escondidos detrás de los males de la humanidad. Para Marcos, Jesús actúa de manera eficaz a favor de los sufrientes, liberándolos de todo lo que signifique deshumanización.

◙ Sentido El tema del Evangelio es “Jesús enseña en Carfarnaúm y sana a un endemoniado”. En el texto se pueden distinguir tres elementos:

● La enseñanza de Cristo. Los escribas repiten la enseñanza de los moralistas anteriores, y ofrecen la imagen de Dios como “el Puro”. Jesús enseña "como quien tiene autoridad", porque interpreta las Escrituras, relacionándolas con las necesidades de la gente (Mc 1,21-22). El Maestro presenta a Dios como Padre y como Misericordioso. - Enseñar con experiencias y con ejemplos, basados en la vida, ayuda mucho más a las personas que pretendemos educar.

● La sanación de un endemoniado. En el Nuevo Testamento, se llama a veces "endemoniado" a un enfermo, del cual se desconocen las causas de sus alteraciones y sufrimientos. Jesús es “el Santo de Dios", vale decir, participa de manera eminente del poder de Dios, para manifestar su gran Amor. De este modo, libera a los seres humanos de lo que impide la Alianza con Dios. Las ideas, que atormentan u oprimen a las personas, las enfermedades, y el mal físico, se interpretan como contrarios a la Nueva Alianza (Mc 1,23-26). - La piedad popular a veces cultiva la creencia de que las enfermedades son producto de “espíritus malos”.

● La reacción de la gente. La enseñanza y la práctica de Jesús encuentran eco en el interior de las personas sencillas, porque responden a sus aspiraciones. Así el sentido de libertad va creciendo en todos los minusvalorados (Mc 1,27-28).- Cuando quienes sufren se liberan de los temores religiosos, adquieren confianza en sus propias personas y comienzan a experimentar una felicidad más plena.

⦁ Ilustración medieval

 

 

 



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org