BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 HOMILÍA DOMINICAL    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Domingo 1º de Adviento

Botón homilético                                                                                     Francisco Quijano OP

Domingo 1º de Adviento (3.12.2017): Marcos 13, 33-37

● Adviento: del verbo advenir, que es como decir: llegar, suceder. Así se designa el tiempo de espera de la Navidad. Pero, ¿de qué espera se trata?

● Solemos tener expectativas, sueños, ilusiones acerca del futuro: una nueva casa o un trabajo mejor, proyectos de servicio a los demás, utopías de un mundo mejor…

● En tiempos de Jesús, había muchas expectativas de liberación del yugo romano. El grupo más cercano a Jesús abrigó muchas expectativas acerca de él, lo veían como un mesías liberador. Jesús defraudó estas expectativas de la gente y de sus amigos. ¿Por qué?

● Porque se trata de la esperanza que nace cuando las expectativas humanas se derrumban. Ella esperanza no nace de lo que desearíamos alcanzar ni de lo que podríamos lograr. Es la esperanza que nace cuando ya no hay esperanza, la esperanza que es una sorpresa porque depende de otro.

● Las religiones judía y cristiana tienen su origen en la experiencia de un hombre –Abraham– de quien san Pablo dijo: Esperó contra toda esperanza. Esta clase de esperanza no viene de mis expectativas sino de otra parte. ¿Qué espera esta esperanza? Es algo que siempre será una sorpresa y un regalo.

● La esperanza que se nos invita a vivir es un don gratuito de Dios, que nos impulsa más allá de nuestras expectativas. Es Dios mismo que nos invita a vivir en amistad con él. Por eso el evangelio de hoy termina diciendo: ¡Permanezcan alerta!

 

 

Claves para la homilía                                                                                                       Julián Riquelme OP

◙ Contexto ► Palestina, año 30: Después de la “purificación del templo”, los sacerdotes protestan en forma airada… ► Roma, año 80: Los discípulos están perseguidos, tienen conciencia de que el Reinado de Dios está ya presidido por el Rey Mesías, Jesús Resucitado, y necesitan que la presencia de Él crezca en sus vidas y que otros lo descubran.

◙ Sentido El Evangelio de hoy es una “Exhortación a la Vigilancia”, pues afirma: "Tengan cuidado y estén prevenidos, porque no saben cuándo llegará el momento" (Mc 13,33). El “momento” no es cronológico, exterior y astral, sino humano, interior y psicológico. Vigilar es tener una actitud interna, serena y activa, incluso en las situaciones de tensión o de conflicto. Para la vigilancia se sugieren dos caminos:

● Vivir con responsabilidad la propia vocación u oficio (Mc 13,34-36). El texto une los fragmentos de dos parábolas: Una, la del hombre, que viaja al extranjero, y da autoridad a sus servidores, porque tiene intención de permanecer lejos por largo tiempo (cf. Mt 25,14); y otra, la del hombre, que se ausenta de su casa, y confía al portero la tarea de velar para que le abra la puerta cuando retorne (cf. Lc 12,38). La clave de interpretación está en la actitud de los servidores. ⦁ Lección: ¿Estamos adormecidos por el consumismo y soñando con éxitos superficiales? Se invita a vivir el “ahora” con lucidez, coherencia y responsabilidad.

● Recibir la fuerza de Dios en la oración. La frase "¡Estén prevenidos!" (Mc 13,37) se relaciona con el relato de la oración de Jesús en Getsemaní: "Permanezcan despiertos y oren para no caer en la tentación" (Mc 14,38). Después de crucificarlo, la tentación es presentada al Nazareno por los jefes judíos, que lo invitan a bajar de la cruz, para que muestre así la imagen no de un Dios de amor, sino la del dios del poder, el que se impone a los seres humanos, y los domina (Mc 15,30). ⦁ Lección: En cada uno de nosotros hay dos fuerzas luchando a brazo partido: Una es “mi verdadero ser”, que es amor, sentido de la vida, armonía, entrega y don total; y la otra fuerza es “mi falso yo”, que es gloria y vanidad por encima de los demás, temor, egocentrismo, odio y venganza. ¿Cuál de las dos vencerá? Muy sencillo y lógico. Vencerá aquella que yo alimente más.

● Actualización El Tiempo de Adviento comprende las cuatro semanas anteriores al 25 de diciembre: Celebración del Nacimiento de Jesús. Es un tiempo para trabajar nuestra interioridad, porque todo lo que espero de fuera, lo tengo ya dentro. La vigilancia ayuda a hacer más presente al Dios-con-nosotros.

⦁ Nalini Jayasuriya (artista cristiana de Sri Lanka, murió en 2014): Silencio Adoración

 

 

 

 



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org