BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 HOMILÍA DOMINICAL    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Domingo 4º de Pascua

Botón homilético                                                                                                      Francisco Quijano OP

Domingo 4º de Pascua (7.5.2017) Juan 10, 1-10

● «Las ovejas oyen su voz, él llama a las suyas por su nombre y las saca afuera…Va delante de ellas y las ovejas lo siguen porque conocen su voz». Estas palabras de Jesús tocan una condición indispensable para la convivencia humana: la confianza. ¿Qué se necesita para que la haya?

● «Post-truth» «Posverdad» fue el neologismo escogido (por los Oxford Dictionaries) para caracterizar el ambiente en que discurrió la comunicación el año pasado. Hay que añadir el malestar por la difusión de las «fake news» «noticias falsas» en las redes sociales y los medios de comunicación.

● La mentira, el engaño, la impostura provocan una distorsión grave en la convivencia, si no es que socavan radicalmente la posibilidad de vivir en sociedad. «No mentirás, no levantarás falso testimonio» es una prohibición taxativa del Decálogo.

● La cuestión crucial de la confianza y la desconfianza, la verdad y la impostura, la lealtad y la traición sobrepasa con mucho el ámbito de la comunicación social (prensa, radio, televisión, redes): atañe a la integridad de nuestra condición humana y a nuestra vida con los demás: ¿quién es confiable? ¿en quién confiar?

● Jesús reclama una confianza sin fisuras: «Todos los que ha venido antes de mí son ladrones y bandidos… Yo soy la puerta de las ovejas, quien entre por mí quedará salvo, podrá entrar y salir y encontrará pastos».

● ¿Quién reclamaría para sí confianza tan extrema? ¿Cómo podría hacerlo sin incurrir en arrogancia? Esto parece suponer que, quien pusiera en él toda su confianza, le quedaría totalmente rendido, habría claudicado de su libertad.

● Jesús proclama igualmente sin fisuras: «Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia». Y más adelante: «Yo doy mi vida por las ovejas». Jesús no impone su autoridad para reclamar confianza: entrega su vida para otorgar vida, su autoridad es la del amor sin fisuras.

 

 

Claves para la homilía                                                                                                     Julián Riquelme OP

◙ Contexto ► Palestina, año 30: Jesús utilizó la parábola de la oveja extraviada para referirse a la preocupación de Dios por liberar a la persona pecadora (Fuente Q 15,4-5ª.7; Lc 15,4-7; Mt 18,12-14). ► Jerusalén, año 100: Ante los fariseos de finales del siglo I, los cristianos afirman que Jesús es el único Pastor modelo.

◙ Sentido La alegoría del “Buen Pastor” es un relato, en el cual cada elemento tiene un sentido propio, pero distinto al que le damos en la realidad. Así Jesús es llamado pastor y puerta; los seguidores de Cristo son denominados ovejas; los fariseos reciben los apelativos de ladrones y asaltantes. ⦁ El relato habla del pastor y de la puerta; en el fondo es la misma metáfora, porque la única puerta de aquellos corrales era el pastor. En ese tiempo, las familias tenían cinco o diez ovejas o cabras, que eran imprescindibles para la economía del hogar. Por la noche, cada pastor, después de haber llevado a pastar las suyas, reunía sus ovejas con otras en un corral amplio, que consistía en una cerca de piedra con una entrada muy estrecha para que tuvieran que pasar las ovejas de una en una y así poder contarlas, tanto a la entrada como a la salida; esa entrada no solía tener puerta, sino que un guardián, allí colocado, hacía de puerta y las cuidaba durante la noche; el mismo guardián tenía que estar atento para que salieran sólo las de cada propietario. Por la mañana cada pastor iba a sacar sus ovejas para llevarlas a pastar; esto se hacía por medio de un silbido o de una voz que las ovejas conocían; incluso tenían su propio nombre al que atendían; cuando oían la voz, las ovejas que se identificaban con esa voz, salían. ⦁ El texto puede dividirse en dos partes:

● Éxodo de la institución opresora (Jn 10,1-6). (a) “Las ovejas escuchan su voz”: Oír la voz del Señor es conocer y obedecer. Jesús es el único que tiene derecho a entrar y salir, porque entra para cuidar de las ovejas. Su voz es liberadora. Las ovejas que escuchan la voz de Cristo, salen de la institución opresora y quedan en libertad. (b) “Él llama a las suyas por su nombre y las hace salir”: Las suyas conocen su voz y le siguen. Aquellas ovejas no podían salir por sí mismas del estado de opresión. Es Jesús el que les ofrece libertad y capacidad para decidir por sí mismas. Los dirigentes judíos son “extraños”, pues no buscan la vida de las ovejas, sino que las llevan a la muerte. (c) “Va delante de ellas”: Y las ovejas le siguen. El Maestro recorrió de punta a cabo la trayectoria humana. ⦁ No son los miembros de la comunidad los que deben estar al servicio de la institución ni de la autoridad. Es la institución y la autoridad la que debe estar al servicio de cada uno.

● Jesús, única alternativa (Jn 10,7-10). (a) “Yo soy la puerta de las ovejas”: Entrar por la puerta que es Jesús, es lo mismo que "acercarse a Él", "darle nuestra adhesión", “asemejarse a Él”, es decir, buscar como Él el bien de los seres humanos. (b) “Todos aquellos que han venido antes de mí, son ladrones y asaltantes”: Porque no han dado libertad y vida a las ovejas, sino que han buscado su propio interés (aprovecharse de la leche, la lana y la carne). A las ovejas tampoco le interesan esos pastores. (c) “Yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia": Cristo no engaña, ni despoja, ni sacrifica a la gente, sino que les da la verdadera Vida, y, con ella, la vida biológica cobra pleno sentido. El único interés de Jesús es que cada oveja alcance su propia plenitud. ⦁ La vivencia provocada por Jesús Vivo, Resucitado, invita a cada uno de nosotros a revisar nuestros liderazgos familiares, profesionales o civiles, y los pastorales. Sólo quien es capaz de amar como el Nazareno, hasta dar la vida entera, sin reservarse nada, puede ser discípulo del Señor y hermano de sus semejantes.

 

 

 

 



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org