BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 LEER A LOS PADRES    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Disertación sobre el amor a los pobres

— San Gregorio Nacianceno

 

Este gran teólogo de la Iglesia Oriental nació el año 329 en el pueblo de Arianco, cerca de Nacianzo, en la Capadocia. Fue un hombre brillante en la cultura y en lo humano, tierno y de buena amistad con todos. Teólogo, orador y poeta. En sus escritos, supo unir la sabiduría humana con los principios del Evangelio. Estudiando en Atenas, se encontró con su condiscípulo Basilio, nacido como él en Capadocia. Según costumbre de la época, se bautizó a los años 30 de edad se bautizó, a instancias de su padre se hace sacerdote, su amigo Basilio lo propone para obispo de Sásima en Capadocia. Al morir sus padres, regresa a la soledad en el monasterio de Santa Tecla. Abandona la soledad para defender a la Iglesia de la herejía arriana, teniendo que asumir el cargo de Obispo de Constantinopla, capital del Oriente. Gregorio deja la sede patriarcal y regresa a Nacianzo, donde fallece en 389.

 

Reconoce de dónde te viene la existencia, el aliento, la inteligencia y el saber, y, lo que es más, el conocimiento de Dios, la esperanza del reino de los cielos, la contemplación de la gloria (ahora, es verdad, como en un espejo y confusamente, pero después de un modo pleno y perfecto), el ser hijo de Dios, el ser coheredero de Cristo, y, para decirlo con toda audacia, el haber sido incluso hecho en Dios. ¿De dónde y de quién te viene todo esto?

Y, para enumerar también estas cosas menos importantes y que están a la vista, ¿por gracia de quién contemplas la hermosura del cielo, el recorrido del sol, la órbita de la luna, la multitud de las estrellas y el orden y concierto que en todo esto brilla, como en las cuerdas de una lira?

¿Quién te ha dado la lluvia, el cultivo de los campos, la comida, las diversas artes, el lugar para habitar, las leyes, la vida social, una vida llevadera y civilizada, la amistad y la familiaridad con los que están unidos a ti por vínculos de parentesco?

¿De dónde viene que, entre los animales, unos te sean mansos y dóciles, y otros estén destinados a servirte de alimento? ¿Quién te ha constituido amo y rey de todo lo que hay sobre la tierra? ¿Quién, para no recordar una por una todas las cosas, te ha dado todo aquello que le hace superior a los demás seres animados?

¿No es verdad que todo esto procede de Dios, el cual te pide ahora, en justa retribución, tu benignidad, por encima de todo y en favor de todo? ¿Es que no nos avergonzaremos, después de que de él hemos recibido y esperamos recibir tanto, de negarle incluso esto: la benignidad? Él, aun siendo Dios y Señor, no se avergüenza de llamarse Padre nuestro, y nosotros ¿nos cerraremos a los que son de nuestra misma condición?

No, hermanos y amigos míos, no seamos malos administradores de los bienes que Dios nos ha regalado, no nos hagamos acreedores a la reprensión de Pedro: «Avergüéncense, lo que retienen lo ajeno, esfuércense en imitar la equidad de Dios, y así nadie será pobre».

No pongamos nuestro afán en reunir y conservar riquezas, mientras otros padecen necesidad, no sea que nos alcancen las duras y amenazadoras las palabras del profeta Amós: «Escuchen, los que decías: ¿Cuándo pasará la luna nueva, para vender el trigo, y el sábado, para ofrecer el grano?»

Imitemos aquella suprema y primera ley de Dios, según la cual hace llover sobre justos y pecadores, y hace salir el sol igualmente para todos; que pone la tierra, las fuentes, los ríos y los bosques a plena disposición de los animales terrestres, el aire a disposición de las aves, el agua a disposición de los animales acuáticos; y que ha dado a todos con abundancia lo que necesitan para subsistir, sin estar ninguna ley que ponga limitaciones, sin límites ni fronteras; sino que lo ha puesto todo en común, con amplitud y abundancia, y que por ello falte nunca nada. Y esto lo hizo para hacer resaltar, con la igualdad del don, la igual dignidad de toda la naturaleza y para manifestar las riquezas de su benignidad.

⦁ Liturgia de las Horas – Lecturas – Lunes I de Cuaresma

 

⦁ Responsable: Fray Ramón Ramírez OP

 

Abril 2017



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org