BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 HOMILÍA DOMINICAL    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Domingo 4º de Cuaresma

Botón homilético                                                                                      Francisco Quijano OP

Domingo 4º de Cuaresma (26.3.2017) Juan 9, 1-41

● Estupendo relato de San Juan con una intensidad dramática notable. Hay que leerlo todo. Está enmarcado en dos sentencias de Jesús: «Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo». «Para un juicio he venido a este mundo: para que los que no ven, vean; y los que ven queden ciegos».

● El relato da cuenta de juicios contradictorios. El ciego que recobra la vista rinde testimonio de los hechos contra la ceguera de los fariseos y la evasión de sus padres. La gente duda de los hechos. Los fariseos, que no pueden negarlos, se enceguecen y arremeten contra él, lo expulsan de la sinagoga.

● Jesús se halla en medio del drama. Está en juego no solo lo que aparece en la escena. Es el predicamento en que nos encontramos todos, la humanidad entera, ante la luz que nos permite ver y tomar partido. Las situaciones son muy variadas, en todas puede haber algo valioso que ver.

● «Yo soy la luz del mundo». Esta declaración es la clave de la curación del ciego y de la curación de nuestras cegueras. «Para un juicio he venido». Juicio es crisis, parteaguas, separación, quienes «Sí», quienes «No». ¿Dónde me encuentro, en el «Sí», en el «No»? ¿De qué «Sí» y qué «No» se trata?

● Jesús añade de qué juicio se trata: «He venido para que los que no ven, vean; y los que ven queden ciegos». Juicio, crisis, toma de posición de cada cual, actor o espectador del drama: se nos invita a tomar posición frente a los hechos, frente a quien proclama: «Yo soy la luz del mundo».

● Esta crisis es también reconocimiento de la luz primordial en la primera creación: «Que exista la luz. Y la luz existió». La curación del ciego con lodo evoca la imagen de la primera creación. Luz, arcilla, visión: es una parábola viva de la recreación de nuestra humanidad.

⦁ Fresco bizantino del siglo XIV

 

 

Claves para la homilía                                                                                                     Julián Riquelme OP

◙ Contexto ► Palestina, año 30: Para el Jesús histórico, la vida de las personas tenía más valor que el cumplimiento de la Ley del Sábado. ► Jerusalén, año 100: Creer en Jesús hace germinar en nosotros el Amor de Dios, e irradiarlo como Luz hacia las otras personas. El seguimiento de Cristo permite que las Tinieblas decrezcan en nuestro interior.

◙ Contenido El tema del Evangelio es “La sanación del ciego de nacimiento”. El relato es principalmente simbólico, construido sobre una doble oposición: la Luz y las Tinieblas. “Estar en la Luz” es experimentar la Vida Plena, participar del Amor de Dios, y gozar de la Libertad. “Permanecer en las Tinieblas” es sumergirse en la Muerte, subsistir en el Desamor, y habituarse en la Esclavitud. El camino para superar esta bipolaridad es adherir a la persona de Jesús y vivir su Evangelio (Jn.8,12). Todos somos ciegos hasta que hemos aceptado la Luz: Jesucristo. El texto puede dividirse en tres partes:

● Sanación y cambio del ciego (Jn 9,1.6-9). Jesús no rechaza al ciego, no tiene miedo de acercarse a él, incluso lo toca: “Hizo barro con la saliva, y lo puso sobre los ojos del ciego” (9,6). Después de lavarse en la piscina, el ciego comienza a ver y a adquirir madurez personal: “Él decía: "Soy realmente yo" (9,9c). ⦁ Todos los ciegos, enfermos y discapacitados tienen una dignidad inherente, previamente dada por Dios, anterior al reconocimiento que le pueda hacer una sociedad determinada. Cuando se reconoce esa dignidad, empiezan a crecer personalmente.

● Interrogatorio del ex ciego y división entre los fariseos (Jn 9,13-17). “Era sábado cuando Jesús hizo barro y le abrió los ojos” (9,14). Para Jesús, el enfermo vale más que el sábado. El hecho desconcierta a los dirigentes judíos, porque relativiza sus presupuestos, prejuicios y premisas. Interrogan al ex ciego y se dividen entre ellos. “Entonces dijeron nuevamente al ciego: "Y tú, ¿qué dices del que te abrió los ojos?" El hombre respondió: "Es un profeta". Ellos le respondieron: "Tú naciste lleno de pecado, y ¿quieres darnos lecciones?" Y lo echaron” (9,17.34). Los fariseos no quieren aceptar el Amor de Dios Padre, manifestado en Jesús; excomulgan al antiguo enfermo, y ellos se quedan encerrados en su Ley, en su prestigio y en su poder. ⦁ Los limitados, marginados y sufrientes no pueden darse cuenta de su dignidad, si no se les trata con respeto, simetría (mismo nivel) y amor. Además, ellos no pueden apropiarse de la Buena Nueva de Jesús, si la evangelización no manifiesta el Amor de Dios por ellos.

● Diálogo y adhesión del antiguo ciego a Cristo (Jn 9,34-38). El ciego no tiene miedo de expresar lo que piensa ante los jefes. Ha experimentado la Luz, tiene que salir de la sinagoga. Los fariseos lo expulsan, porque prefieren la Ley al crecimiento humano; Jesús lo busca. El relato termina con la aceptación libre de Jesús por parte del antiguo ciego. ⦁ La mentalidad social tiende hoy a mirar con conmiseración, o con desprecio a una persona discapacitada. Motivo: Se tiene como modelo a la persona competitiva, que logra éxitos, que se manifiesta brillante antes los demás. Se busca la excelencia por sobre la solidaridad.

⦁ Mosaico del Centro Aletti en el Atrio del Centro San Benedetto Menni, Isla Tiberina, Roma

 

 

 

 



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org