BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 POEMAS E IMÁGENES    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Emily Dickinson: Ironía y lucidez, tacto y finura

— por Francisco Quijano

 

¡Yo soy Nadie! ¿Quién eres tú?
¿Eres tú – Nadie – también?
¡Pues somos un par!
¡No lo digas! lo anunciarían – ¡ya sabes!

¡Qué triste – ser – Alguien!
¡Qué audiencia – como una Rana –
Decir tu nombre – y todo Junio –
a una Ciénaga de admiradores!

Es una abeja la Fama.
Tiene una canción –
Tiene un aguijón –
¡Ah! tiene, también, un ala.

Para hacer una pradera,
un trébol con una abeja,
con un trébol, y una abeja.
Y soñar.
Basta con solo soñar,
si escasas son las abejas.

Di toda la verdad mas dila con finura –
El éxito descansa en Circunloquios;
Es brillo en demasía para una mente débil,
La sorpresa excelsa de la Verdad.

Cual Luz para los Niños acordada,
Con una amable explicación;
La Verdad deslumbrar debe gradualmente,
O todo el mundo ciego quedará.

En medio de la estridencia y la cacofonía que contaminan en los días que corren la vida pública en los Estados Unidos – y en otras partes también – afinar los sentidos para para escuchar otras voces, íntimas, en el sosiego de la privacidad, es un acto liberador. La de Emily Dickinson es una de estas voces por excelencia.

Nació, vivió y murió en un pueblecito de Massachusetts, Amherst, entre 1830 y 1886. De religión puritana, Emily vivió prácticamente recluida en su casa, con una vida social muy reducida. Sus grandes amistades fueron Susan Huntington Gilbert, amiga muy íntima desde la adolescencia, casada luego con su hermano William; y los pastores Thomas Wentworth Higginson y Charles Wadsworth. Su obra poética trasciende con mucho una vida social reducida: escribió 1789 poemas, de los cuales apenas diez fueron publicados en vida. Su hermana Lavinia reveló ese tesoro en 1890.

La poesía de Emily es de extrema concreción y complejidad. Usa formas sintácticas extrañas y rimas consonantes, signos de escritura –mayúsculas y guiones, por ejemplo– inusuales. Los significados múltiples de estos poemas concisos acentúan su complejidad. Hay en ellos paradojas, ironías, ingenio, delicadeza, intuición. Publicamos cuatro de ellos.

Los dos primeros destilan ironía. ¿Ser Nadie a la luz de reflectores ante una multud de fanáticos? ¿O ser Alguien en la intimidad fecunda y la lucidez del pensamiento? La fama, ¿no es como una abeja loca, con su zumbido y aguijón, que revolotea y se va?

En los otros dos hay ingenio, tacto y finura. En condiciones de estrechez y medios escasos, bueno es echar a volar la imaginación. La verdad es brillante, luminosa; puede también cegar, como la luz del sol, si se presenta desnuda.

 

Marzo 2017

 

 



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org