BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 HOMILÍA DOMINICAL    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Domingo 2º durante el año

Botón homilético                                                                                                      Francisco Quijano OP

Domingo 2º durante el año (15.1.2017) Juan 1, 29-34

● Dos símbolos dominan esta escena evangélica: el cordero y la paloma. Jesús es el Cordero de Dios. La paloma es símbolo del Espíritu Santo. ¿Qué misterio encierran estos símbolos?

● Para los israelitas, el cordero pascual era la ofrenda que presentaban a Yahvé en memoria de su liberación de la esclavitud y de su constitución como pueblo de Dios.

● El cordero no era consumido por el fuego sino compartido como alimento por la familia. La Pascua era fiesta de liberación y comunión. Jesús instituye la Pascua Nueva en la Última Cena.

● Para los cristianos, la Pascua es celebración de libertad: Jesús es el Cordero de Dios, que carga sobre sí el pecado del mundo para liberarnos del él. Es fiesta de comunión: antes de recibir la hostia consagrada, el sacerdote hace esta invitación: Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Felices quienes participan en la Cena del Señor.

● El Espíritu Santo, simbolizado por la paloma, envuelve con su gracia a Jesús y su misión. El Espíritu Santo es Gozo, Alegría, Amor de Dios que se desborda en Jesús y lo acompaña hasta la cruz.

● Al morir, Jesús entrega a Dios su espíritu, que es su vida por nuestra liberación del pecado, y a nosotros nos entrega su Espíritu de Amor, que es fuente de vida nueva. En la cruz, Jesús es el Cordero de Dios inmolado para comunicarnos la vida de Dios, que recibimos al ser bautizados.

● Así termina Juan Bautista su anuncio de Jesús: «El que me envió a bautizar con agua me dijo: Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo, ese es el que ha de bautizar con Espíritu Santo»

⦁ Kim Ki-chang (Seúl 1913-2001) Bautismo de Jesús. De la serie sobre la vida de Cristo, 1950-1953.

 

 

Claves para la homilía                                                                                                      Julián Riquelme OP

◙ Contexto ► Palestina, año 30: Jesús opta por el bautismo de Juan y se hace inicialmente discípulo del Bautista. ► Jerusalén, año 100: Los cristianos ya han tomado conciencia de que Jesús, además de hombre, es Dios (Jn 1,30; 20,28), y desean la unión entre los seguidores del Bautista y los de Jesús.

◙ Sentido El Evangelio se refiere a la "Presentación de Jesús por el Bautista". Al Bautista lo acaba de investigar una comisión enviada desde Jerusalén; le preguntan acaso él es el Mesías; el Precursor lo niega. Además, Juan da una noticia inquietante a los dirigentes de entonces: El Mesías ya está presente y va a iniciar la época nueva, respondiendo a los anhelos fundamentales de la gente. La estructura del texto contiene tres aspectos:

● Proclamación del Mesías por el Precursor (Jn 1,29-31). Jesús llega y Juan lo ve llegar. Lo señala como el Cordero de Dios, que entrega la vida como signo del Amor del Dios Liberador de toda esclavitud (Ex 12,1-8.11-14); realiza la misión del Siervo de Yahvé, de la que habla el profeta Isaías (Is 53,7); y lo confiesa como preexistente, es decir, como Dios (Jn 1,30). Por otra parte, Juan define su propia misión, a la luz de la de Jesús. - La tarea de los cristianos en el mundo es presentar a Jesús como el Liberador, pero de manera humilde, sin triunfalismos, desde el Amor que se entrega, que se da gratuitamente.

● Bases de la proclamación del Bautista (Jn 1,32-33). El Precursor reconoce también en Jesús a Aquél que tiene el Espíritu Santo, y que puede entregarlo. Se ve que Juan se dispone interiormente a descubrir al Mesías cultivando en sí la presencia del Espíritu, para ser después su testigo entre la gente. - El Mesías sigue presente en nuestra vida, en nuestra historia, pero necesita de personas, que ayuden a descubrirlo a partir de sí mismo.

● Resumen de la proclamación (Jn 1,34). El Bautista presenta al Nazareno como el Hijo de Dios, que hace presente el Amor del Padre entre los seres humanos. Cuando el Precursor descubre la divinidad de Jesús, su vida cobra un sentido pleno. - Juan, el testigo, se vuelve hoy a cada uno de nosotros y pregunta: “Para ti, ¿quién es Jesús?”

⦁ Giotto di Bondone (1267-1337) Bautismo de Jesús en la Capilla de los Scrovegni, Padua.

 

 

 



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org