BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 HOMILÍA DOMINICAL    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Domingo 5º de Pascua

Botón homilético                                                                                                          Francisco Quijano OP
 

Domingo 5º de Pascua  (26.4.2015): I Juan 3,18-24; Juan 15,1-8

◙ «Yo soy la vid, ustedes los sarmientos». La alegoría que usa Jesús para insinuar la intimidad de amor que nos vincula con él y a él con nosotros no necesita aclaraciones.

◙ Con todo, Juan en su carta indica tres modos como se realiza esta comunión en el amor: creer en Jesucristo, amarse mutuamente, acoger el testimonio del Espíritu.

◙ Creer en Jesucristo es creer que él vino de Dios en nuestra carne mortal, que es luz y nos enseña a caminar en la luz.

◙ Vivir en comunión de amor es saber que nadie puede amar a Dios a quien no ve si no ama al prójimo a quien ve, y vivir esta convicción.

◙ Aceptar el testimonio del Espíritu es saber que el amor no consiste en que nosotros amamos a Dios sino en que él nos amó primero, y en acoger este don.

 

 

● ● ●

 

Claves para la homilía                                                                          Julián Riquelme OP
 

Domingo quinto de Pascua: Juan 15,1-8

● Contexto. - Palestina, año 30: Jesús participó con sus discípulos en una cena un día de la semana, en que murió. Por su carácter de despedida, ellos la convirtieron en una cena entrañable. - Jerusalén, año 100: Los cristianos de finales del siglo I pueden dispersarse o convertirse en un grupo cerrado, debido a las persecuciones.

● Sentido. En la alegoría de la “verdadera vid”, que representa a Cristo, el Padre es el viñador y los discípulos equivalen a los sarmientos. El texto manifiesta, entre otros, estos aspectos:

◙ La invitación (15,1-6). Jesús insiste en que Él es la fuente de la “verdadera” vida, una vida que sólo puede venir de Dios Padre. Así, Cristo invita a permanecer unidos a Él, como los sarmientos a la vid, para vivir y dar fruto abundante, en el servicio fraternal a todos. El Señor agrega que, de lo contrario, los discípulos se convierten en personas inútiles, que no propician el crecimiento de los demás: en gente similar a los sarmientos estériles.

◙ El fruto de la fidelidad (15,7-8). El estar unidos a Jesús implica vivir de acuerdo con su revelación (“palabras”), y en obediencia a su consigna del amor al prójimo. Las peticiones de quienes se han amoldado así a Cristo, serán siempre concedidas por el Padre: De esta manera los cristianos toman parte activa en el proyecto de Dios. La glorificación del Padre se realiza con la propia vida de los discípulos, pues éstos participan de la misma misión de Jesús.

● Actualización. La Eucaristía es el momento cumbre, en el que la savia del Resucitado, el Espíritu Santo, alimenta a los bautizados y bautizadas, para que manifiesten en la tierra la Pascua del Hijo del Hombre, y la fuerza amorosa del Padre.
 

• Vitral de Jean-Pierre Brétegnier (1922)



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org