BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 HOMILÍA DOMINICAL    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Domingo 28º durante el año

Botón homilético                                                                                               Francisco Quijano OP

 

Domingo 28º durante el año (12.10.2014): Mateo 22, 1-14

● Jesús se presentó como un novio. En el Evangelio de Juan realiza su primer signo en las bodas en Caná. Lo vemos comer en frecuentes ocasiones con toda clase de personas, hasta con fariseos. Compara el Reino de Dios con un banquete de bodas, la parábola de hoy.

● ¿Por qué está relación de Jesús y su anuncio del reinado de Dios con las comidas, las fiestas, especialmente las bodas? Porque no hay mejor signo de amistad y de gozo que compartir la comida y disfrutar una gran fiesta de matrimonio.

● Este signo tiene otras características peculiares. Es una invitación a la comunión en amistad, a acoger a todo el mundo por igual en una fiesta. Es una invitación que se acepta o se rechaza con toda libertad, a nadie se le puede forzar a compartir una comida, una fiesta, la amistad. Y también, si uno no acepta la invitación, se pierde la cordialidad de una comida, la alegría de una gran fiesta, lo valioso de una amistad.

 

● ● ●

 

Claves para la homilía                                                                           Julián Riquelme OP
 

Domingo vigésimo octavo del Tiempo durante el año: Mt 22, 1-14

Contexto. - Palestina, año 30: Después de la “purificación del templo”, los sacerdotes protestan en forma airada… - Antioquía (Siria), año 80: El Reino es para todos. Por eso, la comunidad tiene que asumir la separación de la religión judía, y no repetir los mismos errores de sus antiguos dirigentes, que rechazaron al Mesías Jesús.

Sentido. En la “alegoría del banquete de bodas” se pueden distinguir, por lo menos, cuatro aspectos:

La imagen central del relato. El símbolo de la boda y las figuras del esposo y la esposa describen la relación de justicia y amor, que Dios ha querido establecer desde siempre con todos los seres humanos. El rey de la parábola es Dios Padre, quien desde siempre ha preparado la fiesta. Ahora el mismo Jesús es quien anuncia de modo definitivo las condiciones de participación en el banquete de bodas o Reinado de Dios. - Nuestra obligación es hacer de la vida, aquí y ahora, una fiesta para todos.

Apertura universal e invitación rechazada (Mt 22,2-10). Para ayudar a las personas de todos los pueblos a descubrir su vocación a la fiesta del Reino, Dios busca la colaboración de la gente de Israel, quienes responden con la negativa y la despreocupación: son negligentes, indiferentes y hasta agresivos. A través de Cristo y sus misioneros, se abre el llamamiento divino, de siempre, a todos, incluso a quienes, a ojo humano, son considerados malos. - El centro del mensaje está en que los servidores invitan a todos: malos y buenos. La invitación viene de lo hondo de nuestro ser y convoca a una plenitud, más allá de lo sensible.

El traje de boda (Mt 22,11-13). La indumentaria de fiesta no es la sola fe, ni sólo las obras meritorias, sino revestirse del espíritu de las bienaventuranzas, esto es, dar frutos de justicia, de misericordia, de lealtad y de solidaridad (Mt cc 5-7). En otras palabras: No basta con pertenecer nominalmente a la comunidad, sino que es necesario revestirse interiormente de Cristo, como afirma el apóstol Pablo (Ga 3,27). - La gracia, que es Amor de Dios, obliga.

La conclusión (Mt 22,14). La palabra "muchos" significa "todos"; la expresión "pocos" no indica un pequeño número, sino quienes responden a la gracia. No por el solo hecho de pertenecer al Israel de entonces o a la Iglesia hoy, se está participando en el Reinado de Dios. La participación en este Reinado coincide siempre con la respuesta libre al Dios de la vida, manifestado en Jesucristo. La última frase del Evangelio podría traducirse también así: "Porque hay más llamados que elegidos". - La salvación personal, que no incorpora la salvación del otro, no es cristiana y tampoco tiene nada de humana.

 

• Pieter Brueghel el Joven (1564 – 1638): El banquete de bodas

• A. N. Mironov: Parábola del banquete de bodas, 2014

 



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org