BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 TESORO DE LAS RELIGIONES    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Hildegarda de Bingen: Himno a la Sabiduría

por María Luisa Ulloa

 

Potencia de la Sabiduría,
que girando giraste,
abrazándolo todo
en una órbita, que tiene vida
y tres alas tiene,
de las cuales una vuela a lo alto
y la otra de la tierra mana
y la tercera vuela por doquier.

¡Alabanza a ti,
como lo mereces,
oh Sabiduría!

O virtus sapientiae
que circuiens circuisti,
comprehendendo omnia
in una via, que habet vitam
tres alas habens,
quarum una in altum volat
et altera de terra sudat
et tercia undique volat.

Laus tibi sit,
sicut te decet
O sapientia.

 

◙  
 

Esta alabanza a la sabiduría fue escrita en el 1151  por una “triunfadora” mujer medieval: Hildegarda de Bingen.

Su mensaje tiene fascinado al mundo moderno, basta abrir las páginas de internet para adentrarse en su vastísima producción, científica, literaria, pictórica, músical, teológica y mística, además de los estudios e interpretaciones que de ella se hacen.

Su autoría comprende un amplio corpus, que incluye una trilogía visionaria, formada por las obras: Scivias (Conoce los Caminos), el Libro de los Méritos de la Vida y el Libro de las Obras Divinas, ilustradas por ella misma, una “teología hecha imágenes”, al decir de algunos estudiosos que tratan de estas obras.

Hay que agregar a esta enorme producción sus escritos médico de medicina natural y un extenso epistolario, la Lingua ignota.

Tenemos por último su colección de música y poesía, recogida en la Symphonia armonie celestium revelationum (Sinfonía de la armonía de las revelaciones celestes), un oratorio, tanto más más interesante cuanto que el oratorio pertenece al siglo XVII, y el auto sacramental Ordo virtutum (Orden de las virtudes).

El 7 de octubre de 2012 el Papa Benedicto XVI proclamó Doctora de la Iglesia a santa Hildegarda de Bingen, monja de la Orden de San Benito:

«Luz de su pueblo y de su tiempo». Con estas palabras, el beato Juan Pablo II, nuestro venerado predecesor, definió a santa Hildegarda de Bingen en 1979, con ocasión del 800º aniversario de la muerte de la mística alemana. Y verdaderamente, en el horizonte de la historia, esta gran figura de mujer se perfila con límpida claridad por santidad de vida y originalidad de doctrina. Es más, como para toda auténtica experiencia humana y teologal, su autoridad supera decididamente los confines de una época y de una sociedad y, a pesar de la distancia cronológica y cultural, su pensamiento se manifiesta de perenne actualidad.

 

Escucha el Himno a la Sabiduría                 Disfruta en español la película de Margarethe von Trotta sobre Heldegarda 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mayo 2015



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org