BIENVENIDA TALLERES BíBLICOS SABOREAR LA FE VIVIR LOS SACRAMENTOS BIBLIOTECA ARCHIVO
    N° 51 OCTUBRE 2017 PALABRA DEL MES    
HOMILÍA DOMINICAL
PALABRA DEL MES
ALABAR CON HIMNOS
CELEBRAR CON SALMOS
ORAR CON LA BIBLIA
LEER A LOS PADRES
TESTIGOS DE CRISTO
AVENTURA ESPIRITUAL
PARA MEDITAR
TESORO DE LAS RELIGIONES
POEMAS E IMÁGENES


Hacia el Jubileo 2016 de los dominicos

por Francisco Quijano

 

Año 2016, 22 de diciembre: se cumplen ese día 800 años de la confirmación por el papa Honorio III de la Orden de Predicadores. La fundación como diocesana había ocurrido año y medio ante en la ciudad de Tolosa en el sur de Francia.

Domingo de Guzmán, canónigo de la Catedral de Osma en Castilla, había acompañado su obispo, Diego de Acevedo, a una diligencia de carácter diplomático en el norte de Europa. De regreso a su tierra, pasaron a ver la papa Inocencio III y le pidieron autorización para predicar el evangelio en el sur de Francia. Había pasado por allí en su camino al norte y habían encontrado una situación crítica para la fe cristiana: la propagación del pensamiento cátaro que distinguía en la creación de Dios una realidad buena, espiritual, y una mala, material. Era en antiguo pensamiento dualismo de origen oriental que el mismo san Agustín, en su época maniquea, había sostenido.

Diego y Domingo se sumaron a la predicación en el sur de Francia que había sido encomendada a los monjes cistercienses por el mismo Inocencio III. Al cabo de un tiempo, el obispo Diego regresó a su diócesis de Osma. Domingo, en cambio, permaneció en la región como predicador itinerante. Poco a poco se le fueron sumando otros predicadores. En 1206 fundó en una pequeña aldea, Prulla, una comunidad de mujeres que serían la semilla de la santa predicación.

En 1215 Domingo y sus compañeros de predicación pidieron ser reconocimos por el obispo Fulco de Tolosa como orden religiosa. A finales de ese año se tuvo en San Juan de Letrán, sede del obispo de Roma, un concilio que sería el cuarto en esta sede. Fulco y Domingo asistieron. El fundador de los predicadores pidió entonces al papa Inocencio III el reconocimiento de su fundación como una orden dedicada a la predicación en el mundo entero, no solo en la diócesis de Tolosa. El papa pidió a Domingo que escogiera una regla de vida y volviera a Roma para obtener ese reconocimiento. Los frailes entonces escogieron a Regla de San Agustín. Entre tanto, el papa Inocencio murió y le sucedió en el ministerio petrino el papa Honorio III. Domingo, en fin, obtuvo el 18 de diciembre de 2016 el reconocimiento que pedía: una orden que se llamara y fuera de predicadores.

Los dominicos acabamos de tener un capítulo general en Trogir, Croacia, en el cual se decidió completar los tres años que faltan para conmemorar este acontecimiento con unas celebraciones jubilares bajo el lema: Enviados a predicar el Evangelio. De hecho, el Jubileo comenzó el año 2006 en conmemoración de la primera fundación de Domingo, que no fue la de los frailes sino la de las monjas.

Las celebraciones jubilares tendrán un despliegue en todas las provincias en el mundo entero, con actividades que comprenden varias formas de predicación: misiones populares, exposiciones artísticas, congresos y simposios. Culminarán en dos momentos el año 2016: un capítulo general que corresponde tener cada tres años, el cual será en la ciudad de Bolonia, donde santo Domingo murió el 6 de agosto de 1221 y donde se encuentran sus reliquias. El otro acontecimiento será en diciembre: una peregrinación a Roma de jóvenes dominicos representantes de todas las provincias de la Orden para tener un encuentro con el papa Francisco.

Entre las orientaciones dadas por el Capítulo de Trogir para la celebración del Jubileo destaco estas:

● Con espíritu ecuménico aventurarse en “mundos nuevos” en diálogo con los olvidados, los pobres, las víctimas de la violencia y la opresión.
● Acercarse a los creyentes de otras tradiciones religiosas y a los no creyentes en su búsqueda por el sentido de la vida.
● Poner en juego la creatividad que se necesita hoy en día para predicar por medio de las artes (poesía, pintura, cine…) y los modernos medios de comunicación (internet, youtube, twitter, facebook…).
● Tener actos simbólicos como la visita del papa Francisco a la isla de Lampedusa donde llamó la atención sobre la suerte de los migrantes.

En fin, pronto se darán a conocer ampliamente las directrices del Capítulo de Trogir para el Jubileo.

 

 

Agosto 2013



www.adorarenespiritu.org

Fr. Francisco Quijano O.P.
http://www.adorarenespiritu.org