LITURGIA DURANTE EL AÑO - Semana XIII

Miércoles xiii: «¿Qué quieres de nosotros, Hijo de Dios?»


Evangelio de San Mateo 8,28-34

• Ayer, ante Jesús que se levanta y calma la tempestad, asombro y pregunta: «¿Quién es este?». Esa intrepidez de Jesús frente al peligro provoca estupor en los discípulos.

• Hoy su sola presencia, antes de una voz o una acción suyas, provoca una pregunta, no acerca de su identidad, sino sobre la relación con él: «¿Qué quieres de nosotros?»

• Lo preguntan dos hombres poseídos, frenéticos, fuera de sus cabales: «¿Has venido aquí para atormentarnos?». Si vivían atormentados y atemorizaban a los demás, ¿por qué reclaman a Jesús que viene a atormentarlos?

• Podríamos hacerse esta conjetura, en otra situación y en otros términos: ocurre que tenemos cierta propensión a lo que nos provoca daño, nos aferramos a ello.

• Vivimos confinados por nuestros temores. Y cuando se presenta la ocasión de liberarnos, reaccionamos, aun con violencia, ante la liberación que se nos ofrece.

• En el inusitado episodio de la sanación de dos perturbados, cuyos demonios van a dar a una piara de cerdos. Los cuidadores llevan la noticia del suceso a los pobladores de lugar. Era de esperar júbilo y gozo de la gente por ese hecho tan pasmoso y favorable para su tranquilidad.

• Pero no es así. Antes bien, piden a Jesús que se vaya y los deje en paz. ¿Será que hay confinamientos sociales en los que nosotros, mucha gente, quedamos encerrados por no querer liberarnos? [F. Q.]

Semana XIII – Jueves (aquí)