ARTE, POEMAS E IMÁGENES

Himno Eucarístico: Adoro te devote
— por Santo Tomás de Aquino

La fiesta de Corpus Christi comenzó en la ciudad de Lieja el año 1246. Esta devoción al Santísimo Sacramento fue promovida por una religiosa belga, Juliana de Cornillon. En 1264 el Papa Urbano IV extendió la celebración a todo el orbe católico, y encargó a Santo Tomás de Aquino la confección de la liturgia de la fiesta. Adoro te devote es un de los himnos compuestos por santo Tomás. La pintura es de Cristóbal de Villalpando (1649-1714), afamado pintor novohispano, titulada: Promesa de la Eucaristía. Como puede verse, en una interpretación de simbología muy anacrónica, que junta la multiplicación de los panes con el culto al Santísimo Sacramento. Invitamos a recrearse escuchando el himno Adoro te devote en música gregoriana, cantado bellamente por el grupo chileno Música Católica (aquí).

 

Yo te adoro devoto, Dios recóndito,
que bajo estas figuras, estás latente.
Mi corazón todo, yo te lo entrego,
pues al contemplarte, a ti se rinde.

Vista, tacto y gusto en ti fallecen;
con mi oído solo, en ti yo creo.
Creo lo que dijo el Hijo de Dios,
pues sus palabras son tan verdaderas.

En la cruz se escondía tu divinidad,
mas aquí se esconde tu humanidad.
Ambas yo confieso, en ambas creo,
pido lo que el reo en cruz pedía.

Yo no veo  las llagas que Tomás sí vio,
mas igual confieso que eres tú mi Dios:
haz que yo tenga fe más y más en ti,
que yo en ti espere, que más te ame.

Memorial de tu muerte, Salvador nuestro.
Tu eres el pan de vida que nos conforta:
que mi alma viva por siempre de ti,
guste tu dulzura muy dentro de mí.

Dulce Maestro bueno, mi Señor Jesús,
que tu sangre me lave, con fe te pido;
una sola gota puede liberar
al entero mundo de sus pecados.

A ti, Jesús, que oculto ahora veo,
yo te ruego que cumplas lo que deseo:
que al mirar tu rostro, sea como tú,
feliz que yo goce al ver tu gloria. Amén

Adóro te devóte, latens Déitas,
Quæ sub his figúris, vere látitas:
Tibi se cor meum totum súbjicit,
Quia, te contémplans, totum déficit.

Visus, tactus, gustus, in te fállitur,
Sed audítu solo tuto créditur:
Credo quidquid dixit Dei Fílius;
Nil hoc verbo veritátis vérius.

In cruce latébat sola Déitas,
At hic latet simul et humánitas:
Ambo tamen credens átque cónfitens,
Peto quod petívit latro pœnitens.

Plagas, sicut Thomas, non intúeor,
Deum tamen meum te confíteor.
Fac me tibi semper magis crédere,
In te spem habere, te dilígere.

O memoriále mortis Dómini,
Panis vivus, vitam præstans hómini,
Præsta meæ menti de te vívere,
Et te illi semper dulce sápere.

Pie pellicáne, Jesu Dómine,
Me immúndum munda tuo sánguine,
Cujus una stilla salvum fácere,
Totum mundum quit ab omni scélere.

Jesu, quem velátum nunc aspício,
Oro fiat illud, quod tam sítio:
Ut, te reveláta cernens fácie,
Visu sim beatus tuæ glóriæ. Amen.