SEMANA X — EVANGELIOS

Sábado x: «Cuando digan Sí que sea sí, cuando digan No que sea No»


Evangelio de San Mateo 5,33-37 

• El año 2016 cuando los Oxford Dictionaries escogieron el neologismo post-truth - posverdad como la palabra del año. El debate sobre las fake-newsnoticias falsas no ha parado desde entonces. ¿Mienten los medios tradicionales, prensa, radio, televisión? ¿Mienten las redes sociales, facebook, twitter, youtube, instagram?

• La cuestión importa porque uno de los fundamentos de la vida en sociedad es la palabra: palabra veraz comunicada con veracidad y sinceridad. Engaño, embuste, mentira, infundio minan la confianza necesaria para la convivencia.

• La cuestión importa no solo en la vida pública, también en la vida conyugal y familiar, en los negocios y en los tratos y contratos. Además de la norma ética básica: «No mentirás, no jurarás en vano, no darás falso testimonio», hay instituciones para garantizar la verdad y veracidad de los acuerdos.

• La advertencia de Jesús toca fondo: el garante de la verdad es el «Padre de las luces en quien no hay cambio ni sombra de declinación» (Sant 1,17). La transparencia, cualidad del decir y del obrar cada vez más exigida, tiene su origen en el Padre de las luces.

• Por nuestra condición de criaturas, contingentes, limitadas, no alcanzamos la lucidez ni la transparencia íntegras, vivimos en una zona de penumbra.

• Con todo, hemos de tender a la sencillez del decir y del obrar, ser de algún modo reflejo de la trasparencia divina: «Cuando digas Sí, que sea sí, cuando digas No que sea no».

• Santiago dice en su carta: «Sobre todo, hermanos, no juren ni por el cielo ni por la tierra, ni con ningún otro juramento. Que su Sí sea Sí, y que su No sea No, para no incurrir en condenación» (5,12).

 

• • • 

 

Reflexión – Julián Riquelme

• Contexto - Palestina, año 30: Los escribas y fariseos cumplían escrupulosa y externamente la Ley, y acusaban a Jesús de no observarla. - Antioquía (Siria), año 80: Cristo es más que Moisés, porque no vino a abolir la Ley o los Profetas, sino a darles un cumplimiento más plenamente humano (Mt 5,17).

• Sentido El Evangelio contiene "La antítesis sobre el 2º Mandamiento". En el texto se pueden distinguir las siguientes partes:

• Cita del AT (5,33). “Ustedes han oído también que se dijo a los antepasados: «No jurarás falsamente, y cumplirás los juramentos hechos al Señor» (Ex 20,7). El juramento se practica en una sociedad por la falta de sinceridad entre las personas. Cuando un ambiente está dominado por la mentira, es necesario poner a Dios por testigo de lo que afirmamos.

• Eliminación de la casuística (5,34b-36). Los rabinos, para salvar la Ley, inventaron resquicios: permitían jurar por el cielo, la tierra, Jerusalén… La falta de sinceridad nace de la ambición.

• Nuevo criterio (5,34ª.37). “Pero Yo les digo que no juren de ningún modo. Cuando ustedes digan «sí», que sea sí, y cuando digan «no», que sea no. Todo lo que se dice de más, viene del Maligno”. No es necesario llamar a Dios como testigo a través del juramento, porque su presencia está en cada uno de los hermanos y hermanas dando el crecimiento a la comunidad; para Cristo, donde hay confianza no se requiere el juramento. Además, conviene decir únicamente el «sí» o el «no», porque, al fin y al cabo, equivalen a un juramento al pronunciarlos quienes tratan de vivir como Jesús. El “Maligno” es Satanás”, que no es una realidad personal sino simbólica (P. Arturo Sosa, SJ) y que ya fue mencionado en las tentaciones (4,8-10). En síntesis, hay que evitar la doblez y cultivar la rectitud de corazón. Si descubrimos la voluntad de Dios no debemos cumplirla por temor al castigo ni por el deseo del premio, porque el temor es propio de los esclavos, y buscar principalmente el premio es convertir a Dios en deudor nuestro: Dios es Amor y nuestra práctica ha de imitar a Dios. “El que ama ha cumplido la ley” (Rm 13,8).

Domingo XII durante el año (aquí)